Cristina Jimenez Subcampeona de España en katas 2013

 

Nidia Garcia Moya Campeona de España Kumite Infantil 2014

Rafael Espadas, campeón de España de kumite 2006.

Tomas Espadas campeón de España en kumite, Ibiza 2003

Fernando Buenasmañanas campeón de España de Tai-Jitsu 2009, 2010, 2011

David Villegas Sanchez campeón de España de Tai-Jitsu 2004

Yolanda lopez León Tercera de España en Kumite Ibiza 2003

 

Manuel Jesus Gold ManManuel Jesus Gold Man

Manuel Jesus monitor de spinning, GAP, Body Pump, Body Tone y Zumba.

Gimnasio Okinawa II de Valdepeñas. En septiembre a parte de las clases de Karate infantil y adultos, Tai-Jitsu, Kick- boxing, Cardio Kick y Spinning. Comenzamos clases colectivas de GAP, Body Pump, Body Tone y aerobicos específicos variados. Reserva matricula.

Carlos Antequera, Rafael Espadas y Manuel Astasio. 3º de españa en equipos 2004

Miguel Angel Manrrique 3º de España en Tai-Jitsu 2010

Rafael Espadas campeón de España en Tai-Jitsu 2010

Redes Sociales

Vicente Antequera Rosillo

Entrenador Nacional de karate y de Tai-Jitsu. 7º Dan de Karate F.E.K. 4º Dan de Tai-Jitsu F.E.K. 4º Dan de Nihon Ju-Jitsu FINTJ. 4º Dan de Nihon Tai-Jitsu FINTJ. 1º Dan de Tai-Chi FCMKDA.

Director Nacional del departamento de Tai-Jitsu de la Real federación Española de Karate. Director Técnico de la Federación Castilla la Mancha de Karate. Instructor Nacional de defensa personal. Acreditado y homologado por el ministerio del interior para impartir clases de defensa personal a los cuerpos de seguridad del estado y vigilancia privada

El karate-do "el camino de la mano vacía") es un arte marcial tradicional, procedente de Okinawa. Tiene su origen en las artes marciales indígenas de las Islas Ryukyu y en el Kenpo Chino. Estos estilos de artes marciales surgieron de la necesidad de los guerreros nobles de proteger al último rey de Okinawa y a ellos mismos, de los guerreros Samurai. Poco a poco el Karate fue desarrollado en el reino de Ryukyu y posteriormente se expandió, siendo enseñado sistemáticamente en Japón después de la era Taisho como consecuencia de los intercambios culturales entre los japoneses y los habitantes de las islas Ryukyu.

Caracterizado por el empleo de golpes de puño y patadas, aunque no restringe su repertorio sólo a ellos. El "Karate-do" es un arte marcial en el que se coordina la fuerza, la respiración, el equilibrio y la posición, el correcto giro de cadera y la conexión conjunta de músculos y extremidades, trasladando gran parte del peso corporal y del centro de gravedad al impacto. Generalmente se busca derrotar al adversario mediante un solo golpe.

El karate en edades tempranas.

Desde el club Okinawa queremos seguir colaborando en educar a los pequeños, aportando nuestro grano de arena y nuestro espacio, junto con Padres y Profesores en su formación integral, inculcándoles valores que entendemos son necesarios y que son señas de identidad en las artes marciales, respetando siempre aquello que desde el dojo “sala de entrenamiento” se transmite, valores tan simples y la vez de tanta grandeza, y que desgraciadamente poco se practican como son; respeto, cortesía, humildad, honradez y valentía para afrontar situaciones y retos en la vida. En definitiva tratar de sacar aquello que todos sentimos como bueno. Lo mejor del ser humano.

Iniciando al Karate

Desde el punto de vista físico, el karate desarrolla todas las cualidades físicas: la velocidad, la flexibilidad, la fuerza y la resistencia. El karate es completo, puesto que se ejercita por igual el lado izquierdo y el derecho, se trabajan los brazos, las piernas y el tronco, fortaleciendo así músculos, ligamentos y tendones. El entrenamiento del karate, beneficia la asimilación del calcio y estimula el crecimiento del cartílago. Provoca beneficios en el corazón, vasos sanguíneos y todo el sistema cardiovascular.

A nivel motriz, el karate es posiblemente la mejor actividad que existe para mejorar todas las capacidades coordinativas, adquiriendo una correcta percepción espacial y temporal, desarrollando el equilibrio y la percepción kinestésica, mejorando la postura y la actitud. En el karate, además, mejoramos la percepción de estímulos y la velocidad.

El karate se suele practicar dentro de un grupo de entrenamiento en el que se desarrollan relaciones de compañerismo y amistad que debemos respetar para poder practicar y seguir mejorando. Quizás sea este uno de los aspectos más apreciados por los padres de los jóvenes karatekas, que han visto en este arte marcial un modo de mejorar la disciplina, la humildad, el autocontrol y el respeto a los demás.

              En el plano psicológico el karate mejora la autoestima y la confianza en nosotros mismos. Debido al trabajo con las dos mitades del cuerpo, se desarrollan ambos hemisferios cerebrales provocando en el practicante una óptima utilización de sus capacidades mentales. El karate desarrolla la orientación espacio-temporal que mejora el razonamiento lógico y matemático. Este deporte ayuda a mejorar diferentes capacidades mentales, incrementando así la inteligencia del practicante. Además, la práctica de este arte marcial hace que el individuo aprenda a controlar sus emociones y sentimientos tanto durante la práctica como en su vida cotidiana.